Me hace especial ilusión empezar este nuevo espacio explicando una de las mejores exposiciones temporales que se han hecho en Barcelona últimamente, de uno de los artistas más queridos de esta ciudad, Joan Miró.

Tuve la suerte de que Sonia Villegas, conservadora de la colección de la Fundación Miró de Barcelona, nos recibiese a puerta cerrada en la fundación y nos explicara personalmente Miró y el Objeto. Ya había ido a verla unas semanas atrás y me gustó, pero en cuanto me surgió la oportunidad no dudé ni un momento en repetir. Y desde luego nada tiene que ver la experiencia si alguien como ella te guía por las salas. Me gustó todavía más. Un lujo que no podía dejar de contaros!

La muestra relata una gran historia de amor que durará toda la vida. La de Miró y las cosas. Un completísimo recorrido cronológico por esa fascinación del artista por los objetos. Cotidianos, populares, naturales, de cocina, de madera, de cerámica, incluso piedras, huesos, juguetes, figuras del pesebre, xiulets de barro mallorquines,… Montones de piezas variopintas que se encontraba y recopilaba y que marcaron el desarrollo de su pintura hasta conducirle a la escultura.

A lo largo de las salas veremos esa gradual transformación, en la que el objeto pasa de ser representado en los lienzos a estar físicamente en las obras.

Una gran vitrina en la primera sala expone buena parte de ese divertido mundo de objetos mironianos.

19_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Me encantan sus dos primeros bodegones de 1916, tienen mucho de las composiciones del maestro Cézanne, del cubismo más temprano y de los colores vivos del fauvismo.

03_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Sus siguientes naturalezas muertas, de 1922-23, son muy distintas, más simples y lineales. Los objetos pasan a un primer plano haciéndose más visibles y el fondo del cuadro ahora es marcadamente austero, como vemos en La espiga de trigo.

20_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

El desafío de Miró va más allá cuando conoce a los surrealistas en 1924. “Quiero asesinar la pintura” porque “está en decadencia desde la época de las cavernas”, proclama rebelde.

En esta preciosa obra de 1928 – mi preferida de toda la exposición – el artista representa a una bailarina con tres objetos: un alfiler, una pluma y un trozo de corcho. Con qué delicadeza reemplaza la representación pintada! Maravillosa simplicidad. Un crimen perfecto.

16_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Miró ataca sin piedad la pintura tradicional y sus fundamentos metafísicos. En estas dos “antipinturas” de 1930 las imágenes están voluntariamente tachadas o rayadas para reafirmarse en su posición antiartística. Nada era improvisado.

17_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Provocación y sentido del humor con esta figura de madera con un ramo de flores, un paraguas y un enorme falo.

01_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Con la técnica del collage, en la que utilizaba trozos de papel que pegaba en la obra, Miró también encontró otra vía para generar imágenes transformadas. Este dibujo-collage de 1933 es uno de mis favoritos.

15_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Masonita, metal, celotex, cemento, conglomerado. Miró va introduciendo materiales y soportes inusuales, creando un lenguaje enigmático y persiguiendo un arte cada vez más primitivo, como el de las pinturas rupestres prehistóricas. Y no confundamos infantilismo con abstracción. Miró siempre decía que no era un pintor abstracto porque partía de la realidad!

05_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

04_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

14_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Objetos corrientes y populares también le proporcionaron el soporte anticonvencional perfecto para pintar, como esta imponente Horca de 1953, herramienta que representa el trabajo de la tierra y que Miró repetirá durante el resto de su vida.

12_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Hierro, cerámica, piedra y bronce. Miró va introduciendo materiales más escultóricos, como en estos divertidos personajes donde el objeto ya es su componente central.

13_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

02_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

El bronce toma protagonismo absoluto en sus esculturas durante los años sesenta y setenta, cuando confecciona moldes de diferentes objetos unidos o ensamblados – e inconexos -, que luego funde. Sus assemblages suelen ser mujeres y pájaros, como esta alegre construcción pintada con colores vivos.

11_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

O esta curvilínea Femme que me tiene robado el corazón. Su pátina verdosa y su aspecto inacabado están hechos con la intención de que parezca arqueológico.

07_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

En los años setenta la “antipintura” de Miró llega a su climax cuando raja, corta, obvia e incluso quema la superficie de sus lienzos, invitándonos a mirar a través de la superficie de la pintura y convirtiendo al cuadro en objeto.

09_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

08_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

10_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

18_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

Miró hizo suya esta frase de Goethe: “…Uno demuestra que es poeta cuando tiene la inteligencia de descubrir un aspecto interesante en un objeto vulgar”. Me ha quedado claro que Miró es el mejor de los poetas!

No os perdáis esta gran exposición! Miró y el Objeto en la Fundación Miró de Barcelona. Hasta el 17 de enero.

06_miro_objeto - Blog valeria carbo guell

By | 2018-02-12T15:13:12+02:00 enero 4th, 2016|Arte moderno, Escultura|1 Comment

One Comment

  1. paz 10 febrero, 2016 at 14:06 - Reply

    Muy interesante! Gracias por la exposicion y el relato

Leave A Comment